Las crisis personales

Las crisis personales se relacionan con un cambio brusco o modificación importante de un suceso o proceso.

Las crisis accidentales hacen referencia a acontecimientos vitales inesperados que implican una pérdida de aportes que cubren necesidades básicas para la vida. Se trata de aportes como la alimentación, la vivienda, el ejercicio, familia, amigos, trabajo, compañeros de trabajo, valores, costumbres…

Diversas situaciones propician dichas perdidas como son la ruptura de relaciones afectivas derivadas de la separación y el divorcio, el fallecimiento de un ser querido, el diagnóstico de enfermedades graves, las pérdidas económicas y/o de patrimonio, y la pérdida de empleo entre otras.

Pero las crisis no sólo ocurre ante pérdida de aportes, sino también ante la oportunidad de obtener mayor número de ellos y de mayor calidad. Es el caso de cambios en condiciones laborales que implican mejoras o ascensos, matrimonio, traslado a una vivienda y lugar residencial de mayor nivel socio-económico…. Son momentos complejos y de cambio para el individuo que suponen mejoras para él, pero como más trascendente o intenso se experimenta el cambio, mayor es el riesgo de  sufrir tensión interna, alteración emocional y de la conducta. Imaginemos sino el revuelo que puede sentir un adinerado jugador de pocker que tiene en su mano un repocker de ases…

Desde diferentes fuentes de pensamiento se ha planteado la superación de estos momentos de crisis (tanto los producidos por pérdidas como por aparentes  ganancias) como una oportunidad para desarrollar nuevas habilidades emocionales y de afrontamiento del problema. También como una oportunidad para obtener nuevos y mayores aportes. De lograrlo, la persona verá recompensado su esfuerzo saliendo airosa y reforzada en sus capacidades personales.

El resultado será un aumento de la seguridad personal, el sentimiento de autoeficacia y la autoestima.

Diversos estudios de la Psicología Clínica y de la Salud coinciden al afirmar que existen algunas características personales que favorecen una superación saludable de las crisis (resiliencia). Las intervenciones psicoterapéuticas tienen en cuenta dichos hallazgos para propiciar cambios personales en ese sentido.

En próximas entregas conoceremos algo más acerca de estas características personales que pueden ser objeto de entrenamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>